viernes, 14 de abril de 2017

14 DE ABRIL,DÍA DE LA REPÚBLICA.2017

MÚSICA PARA UN 14 DE ABRIL DE 2014
Para tiempos duros,noticias alegres.
Encontré el Himno de Riego en el blog publicado el 14 de Abril de 2012,esta en YouTube,estupendamente acompañado por muy ilustres paisanos,desde Labordeta a Serrat.
Totalmente recomendable.
En estos tiempos obscuros de miseria e incertidumbre,sube mucho el ánimo que nos dieron otros para seguir  adelante,a pesar de todo.
Este año celebro así el 14 de Abril.
No son brindis al sol,tampoco utopías irrealizables,es el mañana cierto.
Por hoy me permito no entrar en la basura,solo sobrevolarla.
República y salud,compañero

sábado, 1 de abril de 2017

THE ULTIMATE DEAL.DR.HENRY SIEGMAN.MARCH,30



The Ultimate Deal

Henry Siegman on the two-state solution

Reactions by the international commentariat to Trump and Netanyahu’s joint press conference on 15 February focused largely on Trump’s pronouncements, specifically on what seemed to be his abandonment of America’s long-standing bipartisan support for a two-state solution to the Israel-Palestine conflict. ‘I’m looking at two-state and one-state and I like the one that both parties like,’ he said. ‘I can live with either one.’ Given his ignorance of international affairs in general and the Middle East in particular, he probably had no idea of the implications of what he was saying. He declared that Palestinians will ‘have to acknowledge Israel, they’re going to have to do that,’ entirely unaware that that is exactly what they have already done, not once, but on three separate occasions: at the request of Reagan and his secretary of state, George Shultz, in 1988; in 1993, in the context of the Oslo Accords; and again in Gaza in 1998, with Bill Clinton in attendance. Trump is probably also unaware that Netanyahu’s government has never recognised the Palestinian right to national self-determination and statehood in any part of Palestine, even though this right has been affirmed repeatedly by the UN Security Council (e.g. Resolution 242 in 1967 and Resolution 1515 in 2003) and by the International Court of Justice (in 2004).
The Palestinians never withdrew their recognition of Israel, but they have refused to endorse Israel’s decision to define its national identity in religious and ethnic terms, a demand that no country has the right to impose on other countries. Israel would never agree to such a demand by Palestinians or for that matter by any Christian country.
Far less attention has been paid to what Netanyahu said at the press conference, although it was more revealing of prospects for a two-state solution than anything Trump said. In reply to a reporter who asked whether he still supports a two-state solution, Netanyahu said he considers the terms ‘two-state’ and ‘one-state’ to be superficial ‘labels’, and that he prefers dealing with ‘substance’. ‘There are two prerequisites for peace,’ he said. ‘First, the Palestinians must recognise the Jewish state … Second, in any peace agreement, Israel must retain the overriding security control over the entire area west of the Jordan River.’
Unlike Trump, Netanyahu is very much aware that Palestinians have recognised the State of Israel. But like Trump, Netanyahu lies shamelessly. And like Trump, who turned viciously on Obama after the outgoing president extended to him entirely undeserved consideration, Netanyahu is a total ingrate. He never acknowledged that the Palestinians recognised Israel’s legitimacy not only within the borders assigned to it in 1947 by the UN Partition Plan but also including territory assigned to the Palestinians and confiscated by Israel following its War of Independence in 1948, in defiance of Resolution 242 prohibiting the acquisition of territory as a result of war.
It was not an Israel-basher but a former prime minister and president, Shimon Peres, who noted in an interview in Israel’s Yediyot Ahoronot that ‘before Oslo, the Palestinian state’s size should have been according to the 1947 map, the UN map. In Oslo, Arafat moved from the 1947 map to the 1967 one. He gave up on 22 per cent of the West Bank. I don’t know any Arab leader who would give up 2 or 3 per cent.’ Actually, Peres misspoke. Arafat did not give up 22 per cent of the West Bank but 22 per cent of Palestine, which is fully 50 per cent of the West Bank territory the UN Partition Plan recognised as the legitimate patrimony of the Palestinian people. And Peres might also have added that he knew no Israeli leader, including himself, who would give up any part of his country’s territory. But it is Palestinian leaders who are accused by Israel of refusing to make concessions for peace, a lie US administrations consistently repeat to imply a non-existent equivalence between Israeli and Palestinian resistance to a two-state agreement.
Even before his meeting with Trump, Netanyahu announced his intention of treating 60 per cent of the West Bank – territory that the Oslo agreement designated as Area C, from which Israel was supposed to have withdrawn by 1998 – as a permanent part of Israel. So Palestinians would be left just 10 per cent of pre-partition Palestine. But with Trump in the White House, and his settlement-supporting son-in-law by his side, even this shrinkage seemed to Netanyahu too generous an accommodation to the Palestinians. He therefore announced at the White House that his second condition for a peace agreement with the Palestinians is that they agree to Israel’s retention of its military control over the entire West Bank. In plain English, what Netanyahu proposed is that Palestinians be confined permanently to enclaves in 10 per cent of Palestine, under the control of the IDF. But they are free to call that arrangement a Palestinian state.
As to Trump’s thinking, he may well have intended to repeal America’s commitment to a two-state solution, although his ambassador to the UN, Nikki Haley, has stated categorically that there was no such intention. When Trump said that he would be as happy with a one-state agreement as with a two-state one, he may have meant that he sees the one-state solution not as one of several options, but as the default if the two-state option fails. The default doesn’t require the resolution of the many permanent status issues – over the settlements, borders, security arrangements, allocation of natural resources, Jerusalem etc – that have bedevilled talks for a two-state agreement. But it does require that Palestinians within Greater Israel’s borders receive the same rights as those Israeli citizens now enjoy. It doesn’t create a new reality but confirms the existing one, brought about by Israeli design.
If that is what Trump meant to say, he has proposed what I have long believed to be the only possible path to a recovery of the two-state solution. Let me explain. Every expert believes, and every poll conducted on the subject has confirmed, that the vast majority of Israeli Jews wouldn’t agree to a one-state agreement with the Palestinians if it were likely to lead to the loss of Israel’s Jewish identity. If Israelis were to see that their government’s rejection of a two-state solution would lead to US support for a one-state solution that granted equal citizenship to West Bank Palestinians who are being denied a state of their own, Israelis would opt for a two-state accord.
If such a take on the possible implications of Trump’s remarks seems inconsistent with his reaching out to Netanyahu, it is not inconsistent with his request, however gently expressed, that Netanyahu hold off for a while on further settlement activity. It is also not inconsistent with his subsequent demand that Netanyahu not proceed with his publicly announced plans for the construction of thousands of new homes in the Occupied Territories. Similar requests made by Obama were presented by Netanyahu as anti-Semitic agitation.
If this is not what Trump intended, it doesn’t change the hard reality that the only way of retrieving the two-state option is by denying Israel the right to maintain the status quo. If Trump is serious about closing what he has described as ‘the ultimate deal’, this is the only way he will be able do it. Nevertheless, Trump’s appointment as his ambassador to Israel of David Friedman, a long-time contributor to the expansion of Jewish settlements in the West Bank and an unhinged right-winger who has accused Israeli and American Jewish supporters of a two-state solution as being ‘worse than kapos’, hardly supports the notion that Trump is about to cross Netanyahu. Mark Landler has argued in the New York Times that Trump’s recent phone call to Netan-yahu as he was being interrogated by Israeli police in a bribery and fraud investigation was conveniently timed to serve as a reminder to Israel’s attorney general that indicting Netanyahu ‘could harm Israel’s national security at a dangerous time’. Landler plausibly suggests that Trump’s ‘timely’ call reciprocated Netanyahu’s ‘timely’ praise for Trump’s belated stand against anti-Semitism to help absolve Trump from the charge that he seemed indifferent (at best) to the escalation of anti-Semitic violence during his presidential campaign and following his inauguration. This certainly doesn’t provide support for the notion that Trump intended to tell Netanyahu at their joint press conference that if he won’t act to reach a two-state agreement with the Palestinians, the alternative is not embedding the status quo but granting Palestinians equal citizenship in the de facto single state Netanyahu has so successfully engineered.
While Trump’s envoy Jason Greenblatt’s comportment in Israel has caused many Israeli leaders to fear that their assumptions about Trump’s abandonment of the two-state solution may be groundless, Israelis still believe that even if Netanyahu is not granted carte blanche, he will continue to bamboozle Americans into believing that he remains committed to a two-state solution. Obama and his predecessors didn’t hold back from expressing their concern about the unavoidable consequences of Israel’s settlement project for the future of Israel’s democracy and Jewish identity, but such statements were always made in the context of assurances of the unbreakability of the ties that bind America to Israel. Those assurances were the result of an American diplomacy based on the pretence that US leaders believe Netanyahu’s lie that he seeks a two-state solution, a pretence successive US administrations felt obliged to share because of their fear of Aipac, Israel’s lobby in the US. As noted by the New York Times columnist Roger Cohen, the fig leaf provided by a peace process that held out the false promise of a two-state agreement, even as Israel’s settlements were clearly destroying it, is what has allowed successive Israeli governments ‘to do their worst’.
One of the ironies of Trump’s election victory as far as the Israel-Palestine conflict is concerned is that he is an American president who doesn’t have to heed Aipac’s wishes. Trump owes little to American Jews for his electoral victory. Indeed, American Jews continue to play a prominent role in the anti-Trump resistance that is making itself felt across the country. To Netanyahu’s shame, he has risen to the defence of an American president whose senior strategist is a man who promotes a white supremacist ideology that echoes the idea of an Aryan master race: the ideology that produced the Holocaust, which Netanyahu so self-servingly invokes.
If effective pressure on Israel to end the occupation and accept a two-state solution won’t come from the United States, it can only come from the Palestinians themselves, when they finally act on the hard truth that the Palestinian Authority, for all the good it may have done, has been transformed by Palestine’s occupiers and by the failures of its own leadership from an institution meant to bring statehood into an instrument of permanent subjugation. It will only be when Palestinians close down the Palestinian Authority and turn it into a vehicle of non-violent struggle for rights that the two-state option will re-emerge. If it doesn’t re-emerge, in time Greater Israel’s de facto apartheid will evolve into a binational state, because no apartheid can be hidden under the cover of a ‘temporary occupation’ that has already lasted half a century. An anti-apartheid struggle will undoubtedly be long and painful, as it was in South Africa, but no longer and no more painful than would be the case were Netanyahu’s status quo to prevail. The lesson of Israel’s ‘transfer’ of Palestinians out of Area C is that an unchallenged de facto apartheid can only end with Palestinians in the West Bank finding themselves alongside the many millions of fellow Palestinian refugees outside, not inside, Palestine’s (i.e. Greater Israel’s) borders.
Perhaps the greatest of the many ironies that mark this conflict is that not only Palestinian statehood but the survival of Israel may come to depend on whether the Palestinian people renew the struggle for their own political self-determination.
Henry Siegman is president emeritus of the US/Middle East Project. He was a senior fellow at the Council on Foreign Relations and is a former head of the American Jewish Congress and the Synagogue Council of America.

jueves, 30 de marzo de 2017

EU,BREXIT Y FASCISMOS VARIOS

Una de las consecuencias directas de los errores del pasado se acaba de materializar,hay más errores,muchos,pero este es el más inmediato.
La Europa económica del Carbón y el Acero,la originaria,siempre tuvo claro que la Europa Social era básica para una buena andadura.
Pero no,primó el mercantilismo sobre el bienestar social.
El Maestro Weber ya lo explicó muy bien en su libro "La ética protestante y el espíritu del capitalismo"libro de cabecera de muchos de nosotros.
Fui entusiasta de la Unión Europea,la vi como la panacea posible a tantos siglos de guerras y excesos,con el recuerdo de las bestialidades de las dos Guerras como elemento de templanza.
Pero vaya,el hábito  estaba demasiado arraigado para torcer el rumbo y mirar,por fin,a los sujetos de la Historia,los seres humanos,los estúpidos seres humanos que insisten en tropezar una y otra vez en la misma piedra.
Mejoras sociales,dignidad de los contratos laborales,solidaridad con los más necesitados,todo se sacrificó en el altar del becerro de oro.Y así el proyecto terminaría por derrapar.
Cuando una individua síntesis penosa del peor conservadurismo,llegó al poder en Gran Bretaña y comenzó con sus bravatas,se hizo evidente que aquello iba mal.
Mercados,finanzas,negocio,todo a mayor gloria del capitalismo más cutre y desmedido.
A.Smith no escribió exactamente sobre lo que es ya ley,hizo un planteamiento sobre lo que podía ser el desarrollo capitalista,pero no definió sus leyes en último término,aunque si encauzó las líneas generales.
Los excesos del presente son mérito propio del mundo actual y su inmediato precedente.

No me alejé,no del espíritu del Tratado de Roma,pero si de sus erráticas derivas.

Donde antes vi esperanza ahora veo una gran masa informe y con síntomas de putrefacción.

El cómo se ha ido extendiendo la UE,malo,ni una velocidad ni cinco,políticas sociales coherentes y unidas por los fines comunes.Política Cultural y Educativa común.Infraestructuras y mejoras en Comunicaciones.
El mundo capitalista nos es conocido de viejo,sus trampas y conveniencias son muy evidentes por todos nosotros,y en ellas nunca entraron los intereses ciudadanos,a no ser que se les necesitase como meros instrumentos de trabajo.
La nula política de asilo,en un Continente que no ha dejado de recibir a los exiliados de sus antiguas Colonias durante buena parte del Siglo XX y lo que va del XXI,nos ha conducido a situaciones abiertamente criminales,insolidarias y vergonzantes.

Así pues¿Donde quedó el sueño europeo? En eso,en un sueño.Con escasas excepciones nadando a contracorriente en el mar de la bestia capitalista.

Faltan.han faltado límites para muchas situaciones indeseables.

Algo tan básico como las formas democráticas,el derecho de asilo,fallan por todas partas.
Dictadores y dictadorcillos están incluidos en los órganos de gobierno comunitarios.

Los chantajes económicos para un mejor control de los más débiles son el pan de cada día.
Si un Estado decide marcharse del grupo,se entiende que debe de ser por una mayoría cualificada,suficiente para legitimar la salida de la Unión.El Brexit no es el caso,no es siquiera medianamente representativo.
El ceder a las presiones económicas de poderosos, que casi siempre intentan ocultar sus agujeros haciendo uno más grande,es una gran imbecilidad.
Los vaivenes del Mercado NO pueden condicionar los Derechos Básicos de 500 millones de ciudadanos.

Los DDHH,aquí y allí son la piedra angular de cualquier sociedad que se precie. 

He leído el chapucero intento para encumbrarse de un gobernante patrio que esta en el podio por la inacción de otros,encaramado sobre una montaña de corrupción como no se recuerda,amasada con el recorte social más insolidario que se conoce.

Y entonces oteas desde el puente como bajan las aguas,y si no te da un escalofrío se te altera el sistema sanguíneo.

Y aquí estamos,sujetos de la Historia tratados como simples objetos.

La camarillas y sus desechos,a lo de siempre,acumular y no repartir.
Los chantajes de unos países hacia otros a la orden del día,así fue y así continúa.

Cuando debería de haberse constituido desde hace tiempo una eficaz herramienta de control y expulsión,pero claro,no es lo mismo la moneda que las personas.
Y así vamos.
El cementerio de elefantes en que se ha convertido el Europarlamento,con excusas para los elefantes,bastante más dignos y solidarios,es la consecuencia directa de lo que subyace,un buen proyecto asfixiado por los carroñeros de siempre que se resisten a soltar la presa con uñas y dientes.
A nuevos tiempos nuevas formas,pero posiblemente fuimos muy optimistas creyendo que se había aprendido la lección y que esta ves lo haríamos mejor.
No sé ustedes,algunos hace tiempo que nos instalamos en la Resistencia activa y no lo vamos a dejar ahora.
Salud.

jueves, 23 de marzo de 2017

AL HILO DE LAS ESPUPIDECES DEL PRESIDENTE DEL EUROGRUPO

Un individuo europeo,presidente del eurogrupo,se permite la bravata de insultar en fondo y forma a los países del Sur de Europa.No se excusa,pero finalmente apela a sus creencias calvinistas para justificar su frase.
Malo,malo.
Primeramente,denota una notable incultura general,e histórica, ni que decir.
Aludir a  un fanático llamado Calvino,que tiene el dudoso récord de haber matado con diversos métodos a más personas ,y en menos tiempo,de lo que hizo la Inquisición, no es precisamente la mejor excusa.
Si alude a los principios morales de sus seguidores,pues mire,reprimió mucho en lo referente a comportamientos sexuales,pero dió patente de corso al enriquecimiento sin límites en aras del capitalismo de la época,lo que a su vez generó,en línea con la ética protestante,una como especie de desorbitada ambición que es la base del colonialismo europeo,cuyas consecuencias vivimos y viviremos durante mucho tiempo.
El terrorismo en todas sus formas existe desde siempre,el cómo lo enmascaremos va en función de la careta que utilicen las bestias del momento.
Y ahí vale todo.
La responsabilidad de Europa en el devenir histórico es inmensa.
No vale rasgarse las vestiduras por asesinatos en tierra europea,tampoco lágrimas de cocodrilo ante esas muertes, e indiferencia y ocultamiento ante el crimen por segundo que se comete en el mundo.
Se recoge lo que se siembra,y en este caso hablamos de cosechas de sangre,muchas y durante mucho tiempo en todos los puntos de la tierra.
Que el tal holandés no se plantee dimitir ni le dimitan, va en línea con esta recua de descerebrados prepotentes que,creyéndose en tiempos pretéritos, legitiman sus acciones como parte del complejo de imperio y sus rejos.
Cansan mucho estos tipejos,por su mediocridad,incapacidad total para tener un atisbo de grandeza de espíritu,y por,sobre todo,sus mentiras.Y ahí ya no valen tribunas ni frases hechas.

Los que hemos nacido alrededor del Mediterráneo tenemos muy claros nuestros orígenes,con un factor añadido, ese cierto resquicio de humildad y estoicismo que produce el haber dejado de ser imperios hace mucho más tiempo.
La clarividencia que proporciona el paisaje vivido después de la batalla,visto con lejanía.
El tal holandés sigue en su puesto porque las componendas del reparto de poder e intereses cruzados lo facilita.
Poco o nada somos los votantes,los que pagamos las facturas de sus actos e imbecilidades.

EU ya casi esta en desahucio asistido,solo una profunda catarsis puede salvarla.
Ahora que estamos a punto de conmemorar el Aniversario del Tratado de Roma,génesis de esta Unión,bueno sería hacer barrido general y dejar fuera tanto clientelismo chabacano,mejunjes cutres y a esa inmensa miriada de incapaces que tal y como vislumbró el Maestro M.Weber,solo son capaces de reproducir hasta el infinito la burocratización de los funcionarios, hasta llevarlo todo al estrangulamiento físico y mental.
Sobra tanto imbécil cuyo mayor mérito es ser amigo de...

Por si lo olvidan,el Tratado de Roma, la EU, nació en el Sur.

Europa como entidad política nació en el Sur

La mayor parte de los hábitos culturales que conocemos,también.
Casi la totalidad de los inventos científicos  de Occidente tienen su origen en el mundo griego.
Buena parte del avance científico práctico tiene sus fuentes en el mismo.
El Arte  en general conoció la cima en ese mismo mundo.
El concepto de diálogo y debate.,también.
La Filosofía,el razonamiento como acto reflexivo, alcanzó su culmen en aquel trozo  de roca sacudida por abundantes seísmos.
Roma aportó a la civilización no solo grandes obras de ingeniería que mejoraron en mucho la vida humana,también una concepción social clara  y el Derecho como fundamento de esa relación.Además de la divulgación por todo su imperio del saber asimilado del mundo griego.

Aquel mundo no era el paraíso,pero nos proporcionó buena parte de  la materia para hacerlo posible.

Lo que hayamos hecho con todo esto es ya total y absolutamente responsabilidad de las generaciones posteriores
Por favor,menos lobos y más principios éticos,que buena falta les hace. 

sábado, 18 de marzo de 2017

LA GRAN BURLA

Siempre hubo injusticia,y crueldad y excesos criminales,pero nunca hasta la fecha se ha producido en un mundo tan rico,con tantas posibilidades de desarrollo sostenible,mejor reparto de los recursos y un atisbo de convivencia más cercana y real.
Aunque parezca imposible,con estadísticas,análisis y estudios bien contrastados esto es lo que sucede.
Por todo ello cabe preguntarse si la gran pandemia que recorre el mundo de fundamentalismos criminales de toda especie y condición tiene su origen en la total oposición de unas minorías a la pérdida de privilegios tan torticeramente ganados.
Es posible,pero no olvidemos sumar a la gran caterva de siervos de todo tipo, que aspiran a ser incluidos en el selecto club que vive protegido por altas murallas y sofisticadas armas.
Ellos son la escoria de la tierra,es más,ni siquiera se les puede definir así,determinada escoria puede ser útil al menos para fertilizar los campos.Estos,contaminan y degradan todo lo que tocan.
Hubo un tiempo en que algunos valores tuvieron cierto peso,poco,pero al menos se podía disertar sobre ellos,incluso leerlos y compartirlos.Ah,tiempos gloriosos aquellos de Arcadia feliz,la utopía tan necesaria para soportar el día a día.
Hoy,dos elementos básicos reptan por los pasillos del poder,la estafa y la mentira,y su inseparable compañera,la corrupción.
Si a estos añadimos un crecimiento desaforado de dictaduras criminales,creciente indiferencia hacía los Otros, y continuos velos,densos velos de ocultamiento de la realidad más abominable,se puede afirmar que las pinceladas básicas del lienzo ya quedan definidas.

Dentro de la categoría de tiranos,tiranuelos y criminales sin cuento que nos agobian,cabe destacar el apartado de Orates y Enajenados,ya saben, enfermos mentales expresado en lenguaje culto.
Por citar algunos,tenemos desde criminales acomplejados que practican la brutalidad como forma de dominio,léase Corea del Norte,pasando por asesinos a la fuga,pero no detenidos por ninguna potencia,véase el dictador de Sudán,gran masacrador de su pueblo,ínclito exponente del bestialismo.
Y otros numerosos ejemplos de asesinos poderosos que convierten a sus pueblos en replicantes robotizados de lo que en otro tiempo fueron seres humanos.
Dentro de este grupo también merecen ser incluidos por méritos contraídos en el ejercicio del poder,a un desecho rebosante de ambición,tal es el caso de un tal Netanyahu y los que le apoyan.
Una monarquía entregada al  fundamentalismo más atroz,léase los descendientes de Ibn Saud,que vendió su alma por un trono a un grupo represor que todavía vive de aquellas rentas.
Más,algunos tiranos de Repúblicas nacidas al calor generado por la descomposición de la antigua Unión Soviética.
Incluyamos a ciertos gobiernos crecidos durante la época posterior a la desmembración del comunismo,que repiten con entusiasmo digno de mejor causa todos los tícs que les llevaron hacía su fin.
Por no hablar de los estertores sanguinarios de variadas dictaduras que se han revolcado en el lodazal de la ignomínia.Pienso en este punto en el último medio siglo XX,en Sudamérica.
Mario Benedetti escribió hace muchos años un artículo sobre las guerras iniciadas en países de aquel entorno,por, para y con el apoyo de Norteamérica.
Inestimable fuente de información y explicación obvia de los lodos que nos traen aquellas lluvias.
No se pretende dejar fuera del análisis a ningún renombrado miembro del club de los asesinos oficiales.
En realidad,se puede simplificar diciendo que unos más que otros han contribuido con auténtico entusiasmo a la criminalización mundial sin parar en barras ni omitir medios.
En la inestimable carrera hacia la degradación total,no podemos olvidar un factor crucial para el lucido triunfo de las alimañas.
Se trata de los medios de divulgación informativa.
Hablemos de los bulos y rumores que de forma cada vez más efectiva recorren los medios.
Se les llama cortinas de humo,habitualmente,pero en realidad son barreras infranqueables levantadas alrededor del poder que mejor paga.
Esto incluye crimen,hambre,injusticia,exceso,todo fabricado desde pulcros despachos de diseño,bien decorados y con el café siempre caliente.
Es como los campos de batalla de antaño,reconstruidos en miniatura sobre un tablero,con soldaditos de plomo o madera,ahora a lo mejor con legos.
Desde esas torres se ve la realidad de otra forma,la suciedad no les llega,aunque esta sea la que ellos crean.
De sus múltiples añagazas,destaca de largo el.oh,cielos, súbito descubrimiento,de interminables listados,aparentemente elaborados  por las agencias de inteligencia de turno,a fin de convertir al peatón en una como especie máquina de ensamblaje que va expulsando la información convenientemente dosificada en según que qué y quién.
Algunos lo llaman Teoría de la conspiración,pues si ,también.
Espías y espiados son casi tan numerosos como las arenas del desierto,desde siempre.
Ahora,especialmente desde la I Gran Guerra,y no digamos la II,el oficio se ha convertido en carrera de éxito,imprescindible a la hora de decidir.
La Guerra Fría,que ha sido de todo menos fría,llevó al culmen su desarrollo.
La oriflama del poder extendió su sombra sobre todo el mundo y,es lo normal,comenzó pronto un proceso de degradación imparable.
Y llegó la última hornada,esos supuestamente secretos documentos filtados a la prensa por "valientes"defensores de la verdad,en su mayor parte tontos útiles del poder,que nos venden como primicia datos e informaciones que no son secretos,pero que según quién los publique cobran visos de autenticidad.
Con ello cuentan.
Solamente los especialistas en estudio de datos tienen por obligación el analizar y desentrañar esas verdades, no tan ocultas, que a diario salen a la luz.
La utilización que cada gobierno hace de esto,va proporcionalmente desarrollada en función de sus principios éticos,y ahí cae la bomba,Ética es un valor altamente devaluado,menospreciado, pero,ahí esta el detalle,muy rentabilizado por los fariseos de turno.
Los Assange,Snowden y demás de estos medios proliferan como hongos en los vertederos,siempre hay compradores en este mercado,una cortina más para encubrir el crimen del día. asegurarse que nada ni nadie escape  a este tornado donde todo vuela y se dispersa llevando al aturdimiento total.
Otro de los fines de los expertos en tormentas, es la ceguera,la incapacidad para sobrevivir enteros a este vendaval informativo.
Y mientras te lames las heridas y oteas el horizonte esperando no ver aparecer más huracanes,una de los propósitos que te haces es el de no intentar pasar más allá de la próxima esquina,intentar ignorar lo que sucede más allá de la próxima manzana de casas.Y con esto también cuentan.
La prensa ya no es el cuarto poder,es el primero,en ella se construyen y derriban mitos y realidades.Para ser exactos,es el acumulo de poder,financiero y político e informativo,en una asociación  criminal  que domina el presente.
El éxito es tal que muchos se prostituyen con tal de aparecer en los medios.Todo se compra y se vende,lo que sea por ese minuto de gloria que es salir en tv.
El culto al cuerpo,a los bíceps,es la deriva directa,consecuencia natural del culto a esa imagen sublimada.
No prima la inteligencia,ni la formación ni la consideración hacia los demás,al contrario,resulta hasta ridiculizable una persona educada y con principios.
El triunfador es el depredador nato,a más,mejor.
Y mientras en los conciliábulos del poder,se buscan y encuentran cada vez fórmulas más rebuscadas para que una piara de cerdos clame por su pitanza a la vista de la carnaza.
Todo orientado hacia un importante y único fin,ser manipulables al máximo,no ver,no pensar no hablar.
En este ya largo alegato no puede obviarse el tema de los liderazgos.
Otro éxito total de las cúpulas,criminales mediocres,títeres del poder,con total vaciedad de ideas y sentimientos se han ido aposentando en despachos importantes,tal es el caso de una tal May,otro tal Orban.
Un nutrido grupo de segundones,sin más interés que dominar en su parcela,prontos a cambiar de bando como si de una camisa se tratase,venden y se venden por una porción del pastel excrementicio repartido entre partidos,partidillos y asociaciones delictivas la mar de variadas.
Como cima de esa hedionda pirámide aparecen dos tipejos,mentisosos ellos,despreciables,criminales directa o indirectamente ellos,que se llaman Erdogán y Trump,citados por orden de aparición ante el micrófono.
Son el fruto de la inercia a no hacer nada nacida de la impotencia,la desinformación y el hastío.
Esa es en parte nuestra responsabilidad,el no ser avisados,el mirar para otra parte cuando todo este pandemonium se gestaba.
La indiferencia,el endurecimiento de nuestro espíritu en aras de intereses creados artificialmente por la escoria de la humanidad.
Ahí están,a ver como lo resuelven.
Hay un cuento de Andersen que siempre me gustó,El traje nuevo del emperador.
Redefinamos a los personajes,el pueblo somos nosotros,el emperador,también,los pillos,ahí pongan ustedes el nombre.El niño esta desaparecido,se espera un comunicado de prensa,pero de momento se oculta.Se entiende.
Son malos tiempos para la Democracia-
Y aún y así,no nos rendimos,esa es posiblemente la grandeza del ser humano.

sábado, 18 de febrero de 2017

jueves, 16 de febrero de 2017

MÚSICAS

En tiempos de crisis profundas,cuando los valores éticos han dejado de ser considerados un bien,cuando se asocia la bondad con idiotez,como aquel príncipe ruso cuyo mayor pecado era ser buena persona.
En fin,en días turbios como estos,bueno es recordar,mirar al cielo y evocar.
La Música es muy posiblemente la conexión intemporal entre la especie humana y las estrellas.
Dicen que nosotros,los estúpidos seres humanos, podemos tener nuestro origen en las estrellas,haber evolucionado a partir de fragmentos de algún meteorito caído en tiempos pretéritos sobre este planeta.
Es posible,partiendo de la base de que es mucho más lo que ignoramos que lo que conocemos.

De las muchas formas de relación que existen entre las distintas variables de la especie humana,llama mucho la atención esa mágica aproximación que se produce entre nosotros a partir y con la música.
Todos hemos asistido a algún Festival de Músicas Regionales en los sitios más variopintos,y el milagro se produce.
Si continuamos la escala ascendente,si la música es más clásica,más elaborada,el resultado es el mismo.Los espíritus se aplacan,nace la empatía y la solidaridad.
Algo muy en nuestro interior bulle con la música,hace que llevemos el ritmo con el cuerpo,que tatareemos una melodía que en principio no conocíamos,pero intuíamos.

Es algo así como el lenguaje universal que provoca afinidades completas.

En días como este,turbio,obscuro y desesperanzado,bueno es recordar que ya tenemos ese lenguaje que nos permite acercarnos sin acritud,con esperanza.

Esta ahí,solo se trata de recordarlo.